Sobre mi

En esta sección quiero presentarme un poco para que sepáis quién soy. En este caso voy a dejar la ciencia a un lado y voy a expresarme con toda libertad, sin reparos.
Mi nombre es Laura Huertas, soy de Algeciras, ciudad de la provincia de Cádiz (España). Tengo 27 años. Viajando un poco atrás en el tiempo, el origen de mi interés por la cultura egipcia se remonta a edades que poco recuerdo. La razón por la que me entregué al sueño de dedicarme a la egiptología sin importarme sus dificultades quedan en mi incomprensión aún, aunque una cosa sí puedo deciros, es obvio lo que nos lleva a todos nosotros a maravillarnos por el Antiguo Egipto: que es impresionantemente bello.

A los siete años tomé la decisión de dedicarme a ello profesionalmente. Mi familia y yo habíamos ido a Sevilla por un día porque el trabajo de mi madre así lo requiería. Mi padre me llevó al alcázar de Sevilla, un conjunto de palacios de ensueño de época islámica que me transportó a otra dimensión. Mi padre, siempre muy embuido en las novelas de historia, me narró la de Al-Ándalus mientras andábamos por los patios, salas y jardines del palacio. El lugar parecía tener magia en el ambiente y entre las palabras de mi padre y mi imaginación, literalmente tuve la impresión de viajar en el tiempo, de que mi padre y yo estábamos en otra época.


 Patio de las doncellas (Alcázar de Sevilla)

Cuando salimos del palacio por la puerta trasera el ambiente cambió de repente y algo quedó atrás. Recuerdo que mi padre y yo comentamos que aquella visita había sido como un viaje en el tiempo. Las preguntas no cesaban de correr por mi cabeza y le pregunté a mi padre quiénes se dedicaban profesionalmente a estudiar todo aquello. Mi padre me respondió que los arqueólogos e historiadores, y de ahí vino a mi cabeza una pregunta espontánea: ¿Y los que se dedican a Egipto? -Los egiptólogos.

Y ahí empezó mi obsesión, al menos que yo recuerde. Desde entonces me aventuré a preguntarle a todo el mundo sobre los faraones y a leer todo lo que llegaba a mis manos, obsesionándome con la revista de National Geographic Historia, que siempre traía artículos dedicados a Egipto.
Pasaba el tiempo y mi obsesión me llevó a cansar a mis padres con la frase "llévame a Egipto". Pensando que la fiebre se me pasaría, mi padre me dijo un día que a los 16 años.
Y los 16 años llegaron... la promesa estaba hecha y el viaje llegó por fin.

La semana y media más feliz de mi vida, el encuentro con lo que me parecía mi casa. El poder mirar al brillo de los ojos de la población egipcia, escuchar los cantos del corán por las calles, su olor caracterísco, las sonrisas de los habitantes y los campos de cultivo llenaron mi corazón y me acogieron en un sueño del que no quería despertar.



Pero como uno de los compañeros de viaje dijo "todo lo que empieza, acaba".
En la puerta del aeropuerto de El Cairo no pude evitar plantearme el querer escapar y desaparecer para siempre entre tierras egipcias. Pero fue solo un pensamiento "tengo que volver como egiptóloga"-me dije.

El viaje en avión de vuelta ha sido lo que más me ha dolido en mi vida. Mientras que en el camino de ida a Egipto lloraba de felicidad e ilusión, el camino de vuelta se me clavó en el pecho tanto, que me puse enferma durante el vuelo. Tras varios días aun lloraba, y aun hoy no entiendo el por qué.

Tras terminar el bachillerato de humanidades me aventuré a Sevilla (qué casualidad), pero esta vez no para perderme en las líneas temporales de su alcázar si no para estudiar la carrera de historia.
Allí me introduje en mis primeras clases académicas de lengua egipcia, formé una asociación para los alumnos interesados en la egiptología y realicé varios cursos sobre magia egipcia. Al mismo tiempo, en un par de veces me escapé  al CSIC (Madrid) para estudiar varios cursos más sobre diferentes temáticas egiptológicas.

El cuarto año de carrera tuve el placer de hacer el Trabajo de Fin de Grado bajo la dirección del profesor Dr. José Miguel Serrano sobre uno de los temas que más me apasionaba, la reina Hatshepsut.
Durante varios meses me sumergí de lleno en el estudio de esta fascinante reina, algo que me perseguiría hasta la Universidad de Liverpool.

Al terminar la carrera ya tenía decidido y más que decidido arriesgarme y lanzarme a Liverpool con una mano delante y otra detrás. No miré becas porque quería saber qué era trabajar y estudiar al mismo tiempo. Al haber sido una niña de estudios sentía la carencia de saber lo que es moverse en el mundo laboral y buscarse el pan. Esa decisión me trajo experiencias de todo tipo que ya os contaré, pero tras el esfuerzo de buscar empleo sin experiencia, como novata en un país que no era el mío, conseguí un empleo y pude mantenerme. Tras aquello eché por fin la matrícula para el máster en egiptología. El momento había llegado, estudiar profesionalmente lo que más me obseionaba. Y así llegó. Un día, sentada en la cama tras haber obtenido mi aceptación definitiva en la Universidad de Liverpool, miré a mi alrededor con los ojos de aquella niña y he de confesar que me asusté de ver cómo el pensamiento puede materializar nuestros deseos. El tiempo, desde luego, no era lineal, tenía que ser algo inabsoluto en lo que el pasado y el futuro se entremezclaban teniendo efectos entre sí.

La vida es un misterio y lo cierto es que como seres humanos somos mucho más poderosos de lo que podamos imaginarnos. A veces pienso que tenemos un poder creativo que puede llegar a materializar los sueños más luminosos de nuestro corazón.


                          Foto en los almacenes del Museo de Manchester con mis compañeras de primer año de master.


El máster de egiptología fue un túnel que me iluminó y me introdujo de lleno al fabuloso y fascinante mundo de la ciencia. Gracias a profesores de una gran calidad me sumergí en el pensamiento crítico, el análisis en base a la evidencia y la construcción teórica de base sólida. Mi manera de percibir el mundo se moldeó al razonamiento, y la egiptología, como conocimiento científico, nutrió cada una de mis neuronas. La preparación ofrecida por el sistema educativo inglés, las experiencias variadas fuera y dentro de la universidad en tierras anglosajonas me transformó como persona y me inspiraron nuevas ideas además de llevarme a crear mi niño, sí, ¡ese! mi canal de YouTube.

Cómo fue que se me ocurrió hacer el canal es otra historia que podéis ver en uno de los vídeos (concretamente en el que celebrábamos los 1000 suscriptores). No se me podía olvidar YouTube a la hora de hablaros de mí en esta sección de la página porque YouTube, a día de hoy ya ha hecho muchas cosas por mí. Me ha hecho conocer a gente de ¡todo el mundo! interesada en mi misma pasión y me ha acercado a mundos que antes para mí solo existían en las páginas de los libros.
Además de conoceros a muchos de vosotros, YouTube me ayudó y me sigue ayudando a aprender a enseñar, explicar, compartir y abrirme al mundo. Sí, abrirme al mundo porque al compartir con vosotros y ser yo misma ante la cámara sucede lo inevitable, que el mundo exterior también se abre a mí. ¡Y ahí surge la magia! ¡El seguir aprendiendo! He de admitir por cierto, que si no fuera por YouTube no sabría que enseñar ¡me encanta!

Ya con mi máster bajo el brazo, tras momentos muy difíciles pero momentos también muy divertidos y satisfatorios me embarqué en el doctorado. El mundo de la investigación es fascinante, pero más aun cuando tienes la suerte de aprender de personas cultas, apasionadas por su trabajo y buena gente.

¡Y como doctoranda regresé a Egipto!¡para excavar! Los sueños se siguen cumpliendo, como recompensa al esfuerzo y al trabajo. La clave para que se hagan realidad es tener fe, paciencia y darlo todo, porque todo es posible si pones todo tu corazón en ello. No puedo estar más agradecida de poder formar parte de la misión española que más me ha fascinado desde mi más tierna juventud: El proyecto Djehuty.
Regresar a Egipto rodeada de un equipo tan maravilloso y apender de todos ellos y de los egipcios, conocerlos, saber cómo son y compartir tantas horas de trabajo con ellos me ha transformado ¡a mejor!, of course! ¿qué más se puede pedir?

Si has leído esto, te agradezco que formes parte de mi pequeña historia. ¡Irek heru nefer!


17 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada que mas me guste que la gente que lucha por conseguir sus sueños. Me ha emocionado tu historia, te admiro. Sé que conseguirás todo lo que te propongas.Gracias por compartir toda tu sabiduría, aprender es lo que nos mantiene vivos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tus ánimos y tus palabras. ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Laura!
    Acabo de descubrir tu blog y videos en youtube. Te felicito por como transmites tu pasión por esa fascinante cultura como la egipcia, y por tu forma divertida, didactica y entretenida de acercarnos su historia y cultura. He empezado hace poco el curso de introducción a la egiptología de coursera, me está pareciendo muy bueno, de mucho nivel, y encima gratis, jejeje, y los profes Lull y Cervelló saben un montón!!
    Un saludo cariñoso de un murcianico desde Bruselas!! :D
    Joaquín M.

    ResponderEliminar
  5. Hola laura! Nunca habia entrado a tu blog lla verdad que se me lle aron los ojos de lágrimas, que alegria que tus padres desde chica te apoyaron y alentaron en tu mayor deseo y vocacion me alegro de todo corazon y te agradezco infinitamente por tu canal de you Tube,seguí enseñándonos y llenandonoa con tu maravillosa alegria y persona.muchos besos y cariños

    ResponderEliminar
  6. Acabo de descubrir tu blog y tu canal youtube, recien Esta tarde y no he Parado de leer y aprender durante casi 6 horas...pasión por Egipto antiguo pero sin un lugar donde satisfacer la curiosidad...hasta que llegaste tú...gracias por el metodo, el dinamismo, la simpatía y tu interés por transmitirnos tus conocimientos...Saludos desde El Salvador, Centro América!!

    ResponderEliminar
  7. Hola!!! Primero saludos desde la ciudad de Mexico, ver tu blog me calma a los nervios de lo que acaba de pasar en mi ciudad sobre el sismo aun estoy xD espantada, pero en fin, felicidades!! Por lograr tus sueños!! Y dime que haras deapues de doctorado?? Tienes algun plan :333 me gusta mucho el canal he aprendido mucchisimo, que sentiste?? Cuando te dedicaste de lleno a la egiptologia?? Encobtraste colegas?? Que amaran a egipto como tu?? Bueno soy Deni de 21 años y estudio medicina, aunque antes me iba a decidir por que curaduria de objetos antiguos e historia de arte...a veces me pregubto si tomw la desicion adecuada al irme ppr medicina, un abrazote!! Felicidadea y ve por todos tus sueños

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes Laura. Te escribo desde Canarias. Mi inquietud es sobre el alfabeto hebreo VS egipcio. Siempre he creído que el primero s consecuencia del segundo, si ellos, los judíos piensen que son el hocico del mundo. Y viendo un vídeo tuyo donde nos muestras la primera letra del alfabeto egipcio, Aleph, veo con certeza que tengo razón. Hay una diferencia, S que el egipcio tiene 21 letras, mientras que el hebreo tiene 22...me gustaría escuchar tus comentarios. Gracias bella

    ResponderEliminar
  9. Marcela de Mar del Plata16 de marzo de 2018, 19:15

    hoLA LAURA !!Lei tus palabras y no fue mas que indentificarme contigo... yo no tuve aun la posibilidad de dedicarme a lo que me apasiona tanto... mi sueño ir a Egipto... entrar a la Gran Pirámide.. solo sueño con ese dia!!!gracias por compartir tu sabiduria con nosotros...un abrazo enorme!!!!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu trabajo y por divulgar la sabiduría de los gnósticos egipcios. Me es de mucha ayuda y me ayuda a comprender.

    ResponderEliminar
  11. Usas Telegram? Sería lindo poder verte y hablar alli contigo desde Telegram.

    ResponderEliminar
  12. cual es tu fecha de nacimiento egiptologa?

    ResponderEliminar
  13. Hola. Soy Merche y me sorprende ver un curso de egiptología. Yo soy de ciencias, soy técnico superior en análisis químico y control de calidad y siempre he querido estar en un grupo de investigación arqueológica, pero no he podido.
    Empezaré a leer tus escritos que parece interesante. Felicidades.

    ResponderEliminar
  14. Es más que excelente tu historia, mágica e interesante. Los buenos amigos en el camino la vida los va descubriendo y más los que comparten sueños. Bendiciones grandes.

    ResponderEliminar
  15. Estimada Laura,
    Que esperanza me da ver gente apasionada y estudiosa como tú.
    En verdad que cuando uno persevera y cree en lo que quiere, la vida te va mostrando
    tu verdadero camino. Hay algo de magia en ello.

    ResponderEliminar
  16. Estimada Laura dame tu correo o teléfono para hablar contigo. Tbien quiero. Volver a Egipto. Me gustaría que me aceptaras como amigo. Soy jubilado que Le apasiona Egipto. Un beso

    ResponderEliminar